INPC realiza análisis de químicos utilizados para desinfectar bienes patrimoniales y emite recomendaciones

Quito, 25 de abril de 2020.- El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC), por medio de la Unidad de Laboratorio y Análisis de su Dirección de Investigación junto a las direcciones de Riesgos y Control Técnico, realiza un estudio de los compuestos que se están utilizando para fumigar los distintos rincones del país. Este trabajo se cumple con el objetivo de que los productos químicos utilizados no afecten a los bienes culturales patrimoniales.

En este marco se ha detectado que el empleo del hipoclorito de sodio como producto de limpieza o desinfección puede ser nocivo y afectar a los materiales constitutivos de los bienes que forman parte del patrimonio cultural.

Frente al riesgo del uso de productos no aptos en bienes del patrimonio cultural y tomando en cuenta este estudio el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC), emite las siguientes recomendaciones para la limpieza y desinfección de los bienes culturales y su entorno:

Desinfección directa de los bienes culturales

En el caso de tratarse de bienes culturales situados en espacios públicos como edificaciones, esculturas, plazas y parques no es recomendable hacer desinfecciones de fachadas o esculturas expuestas a la intemperie con soluciones de hipoclorito de sodio o amonio cuaternario, ya que estos interaccionan con los materiales constructivos y provocan su degradación a mediano plazo. 

En cuanto a bienes culturales situados en espacios cerrados como museos, conventos, iglesias y archivos, no se recomienda realizar actividades de desinfección sobre los bienes culturales patrimoniales como pinturas murales, esculturas, documentos, metalistería, cerámica, etc., ya que es poco probable que esté contaminados por  Covid-19 después del cierre al público por más de 1 mes.

Para los casos de los lugares de culto que albergan bienes culturales patrimoniales (retablos, esculturas, pinturas, entre otros) es importante implementar un sistema de bloqueo para evitar el contacto directo con la gente.

Desinfección de espacios y superficies cercanas a los bienes culturales (a más de 1 metro de distancia)

Para la desinfección en calles y plazas, es válido usar soluciones de hipoclorito de sodio o de amonio cuaternario pulverizadas, evitando rociar de manera directa a los objetos o edificaciones patrimoniales, ya que pueden causar reacciones físico-químicas que alteren los materiales constitutivos como: piedra, térreos, metálicos y maderas causando daños irreparables.          

Tampoco se pueden realizar desinfecciones o fumigaciones generalizadas en espacios como museos, archivos, iglesias  que permanecieron cerrados ya que por el tiempo de aislamiento, es poco probable la presencia del Covid-19.

Desinfección de espacios y superficies del entorno cercano a los bienes culturales (menos de 1 metro de distancia)

En la desinfección de aceras, rejas, bancas, fuentes, zócalos, usar preferiblemente alcohol al 70% o soluciones de desinfectantes de amonio cuaternario pulverizados. No es recomendable usar soluciones de hipoclorito de sodio, ya puede causar daños irreparables.           

Para limpieza de los suelos en general (pavimentos, baldosas, mármoles y madera) y superficies tales como puertas, balcones, pasamanos, vitrinas, manillares y mobiliario dentro de los bienes inmuebles, se recomienda el uso de detergentes comerciales no clorados, evitando la humedad excesiva para no cambiar las condiciones ambientales internas de la edificación. 

Para la desinfección de pisos, mesas, bancos de iglesias, pasamanos, vitrinas, puertas, manijas y mobiliario, se recomienda usar desinfectantes comerciales de amonio cuaternario o jabones/detergentes neutros.

Cabe recalcar que el trabajo directo sobre los bienes culturales será realizado únicamente bajo la responsabilidad de un restaurador-conservador, con el conocimiento y autorización del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

Además, la manipulación y traslado de objetos culturales y patrimoniales por parte de los responsables de museos, centros y espacios culturales, a fin de precautelar la salud pública, deberá realizarse con todas las medidas de bioseguridad pública y de embalaje técnico apropiado.   

Todas estas recomendaciones serán puestas a consideración del COE Nacional con el objetivo de evitar afectación a nuestros patrimonios.

Descarga aquí el documento completo de las recomendaciones para desinfección de bienes culturales.

Comunicación Social INPC.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *