Vista panorámica de Cañar. ca. 1925 – 1935. Colección Manuel Jesús Serrano. INPC.

Cañar se hizo asiento de españoles y fue la primera fundación extranjera en toda la provincia de los Cañaris. Los asientos de los españoles se fundaban en los lugares agrícolas de mayor tránsito, en los mineros o en las mismas ciudades indianas.

Por decreto firmado por Francisco de Paula Santander, general de la República y encargado del Poder Ejecutivo de la Gran Colombia; el 25 de junio de 1824, se establecen cuatro cantones, entre ellos Cañar; fecha que consta en la Ley de División Territorial de la República, del Senado y de la Cámara de Representantes de la República de Colombia.

Cañar en la actualidad tiene alrededor de 58.185 habitantes, de los cuales el 80 por ciento corresponden a la población rural y sólo el 20 por ciento a la urbana. El 40 por ciento de la población es indígena, representada principalmente por la etnia Cañari. Está conformada por 12 parroquias: Cañar, Chontamarca, Chorocopte, Ducur, General Morales, Gualleturo, Honorato Vásquez, Ingapirca, Juncal, San Antonio de Paguancay, Ventura y Zhud.

Limita al norte con la provincia del Chimborazo, al sur con la provincia del Azuay, los cantones Biblián y Azogues; al este con el cantón Azogues y al oeste con la provincia del Guayas. (as)

ORIGEN ÉTNICO DEL NOMBRE CAÑAR 

Para hablar de la historia de Cañar, es necesario definir el significado de su terminología, ya que es un campo que aún no se ha resuelto pero deja de entrever la complejidad de la búsqueda de identidad. Octavio Cordero Palacios, considera que es un término introducido por los Incas de significado muy avanzado que aún no ha podido ser definido, pero se considera que es un hito (punto) para su expansión territorial.

Sarmiento de Gamboa en su obra escrita en el siglo XVI menciona que el término Cañar se deriva del quichua peruano CANARINI que significa “incendiar o quemar deliberadamente”, por lo que deduce que Cañar quiere decir “frío que quema”. 

El padre Jesús Arriega, dividió la palabra Cañar en sus raíces CAN y AR con respecto a su origen mítico, se traduce en culebra y guacamaya respectivamente. Mientras que González Suárez, cita que Cañar proviene del Quiché CAN AH RI y no del kichwa o aymara cuya traducción sería “estos son los de la culebra”.

Mientras que según Aquiles Pérez, el término es shwar y está compuesto de las palabras Can(a), que significa Hermano y Nar(i), que significa Raíz; por lo que Cañari se podría entender cómo “Raíz de Hermano”.

¿Por qué San Antonio de Hatun Cañar?

Por los años de 1710 comienza llamándose San Antonio de Cañar, seguramente porque algún religioso trajo a este Santo como patrono de la ciudad, al que se le guarda devoción desde entontes.

¿Y por qué de las Reales Minas?

Por una sola razón, que no muy lejos de Hatun Cañar, en un punto denominado Malal, los españoles descubrieron unas minas de plata que los indios sabían explotar en pequeña escala y ellos se propusieron hacerlo de forma más avanzada. (as)